Un despedido de la ATER fue a la justicia a pedir la reincorporación

ESTAFA

Un despedido de la ATER fue a la justicia a pedir la reincorporación

Un empleado de la Administradora Tributaria de Entre Ríos despedido por el escándalo de las compensaciones se presentó ante la justicia y pidió su reincorporación al organismo. También reclama una indemnización de 350 mil pesos por los salarios que se le dejaron de pagar, más daños y perjuicios, según pudo saber Página Judicial. Mientras tanto, un tribunal revisa los procesamientos en la causa principal.

Juan Cruz Varela
De la Redacción de Página Judicial



El escándalo por el millonario desfalco a la Administradora Tributaria de Entre Ríos (ATER) a través del mecanismo de compensaciones sigue generando ramificaciones en la justicia.

Cinco trabajadores del organismo recaudador fueron despedidos luego de que se constatara que habían montado un esquema para estafar al fisco en una cifra estimada en cincuenta millones de pesos. Ciento veintiocho personas fueron procesadas por la jueza Marina Barbagelata, en un listado que se compone con ex empleados públicos, un ex funcionario, empresarios y contadores.

Pues bien, uno de ellos, de los llamados empleados infieles, se presentó ante la Cámara en lo Contencioso Administrativo para reclamar su reincorporación a la ATER; y otros podrían seguir el mismo camino. Se trata de Abelardo Daniel Gaggión, ex jefe de Mesa de Entradas del organismo, que fue suspendido y luego exonerado tras la sustanciación de un sumario administrativo.

Mientras tanto, sigue su curso la causa judicial en la que Gaggión está procesado por los delitos de simulación dolosa de pago, adulteración dolosa de registros, cohecho pasivo y delitos de defraudación a la administración pública. Esa resolución fue recurrida y todavía no se ha expedido el tribunal de apelaciones.

Gaggión presentó primero un recurso judicial para que se declare nula e ilegítima la resolución administrativa por la cual se dispuso su suspensión sin goce de haberes durante la sustanciación del sumario administrativo; y luego de ser exonerado hizo una nueva presentación pidiendo su reincorporación. Además, reclama una indemnización que estimó en 350 mil pesos por los salarios que se le dejaron de pagar, más daños y perjuicios, se indicó a Página Judicial.

El ex empleado del organismo recaudador también pidió que se le conceda el beneficio de litigar sin gastos en razón de que se encuentra desocupado, que no tiene ingresos, dice no tener bienes de valor –aunque es dueño de una casa–, ni recursos suficientes para afrontar los gastos que insumiría el pleito judicial. Pero esta pretensión fue rechazada por el tribunal que integran Hugo González Elías, Marcelo Baridón y Gisela Schumacher.

La jueza Barbagelata, que tiene a su cargo la investigación por la estafa a la ATER, determinó que “dentro del organismo recaudador de la provincia de Entre Ríos había un grupo de empleados (…) que registraban fraudulentamente como pagadas, en el sistema informático del fisco provincial, deudas tributarias impagas de ciertos contribuyentes, simulando su pago por compensación, como si el contribuyente hubiese sido titular de un crédito líquido y exigible contra el Estado”.

La jefa del esquema delictivo era Estrella Martínez de Yankelevich, desde su rol de titular del Departamento Despacho de la ATER, que era el área encargada de tramitar las compensaciones; mientras que Gaggión era uno de los empleados que manipulaban el sistema informático que opera en el organismo. Los otros eran Darío Barreto, Fabrizio Dayub y Daniela Miño. Todos ellos fueron exonerados de la ATER.

En el sumario administrativo se consignó que Gaggión utilizó su clave personal y secreta para acceder al Sistema Informático Tributario (SAT) y efectuar compensaciones tributarias fraudulentas por la suma de 21.635.797,02 pesos.

Tras el escándalo, Martínez de Yankelevich se jubiló. En el caso de Gaggión, primero cuestionó la suspensión sin goce de haberes que se le había impuesto mientras tramitaba el sumario; luego interpuso un recurso de apelación jerárquica que fue rechazado por el gobernador; y ahora recurrió a la justicia para que revise su despido.