Smaldone le reclama a la AFIP que le devuelva lo que pagó por ganancias

SORPRESA

Smaldone le reclama a la AFIP que le devuelva lo que pagó por ganancias

El ex funcionario hizo una presentación ante la justicia federal pidiendo la devolución de los montos que la AFIP le retuvo en concepto de impuesto a las ganancias mientras fue presidente del Tribunal de Cuentas. Según pudo saber Página Judicial, en la demanda, Smaldone dice que su cargo está equiparado con el de un magistrado e invoca el principio de intangibilidad de las remuneraciones establecido en la Constitución.

Juan Cruz Varela
De la Redacción de Página Judicial



Los magistrados, como se sabe, no pagan impuesto a las ganancias.

Guillermo Smaldone cree ser merecedor del mismo privilegio y por eso presentó una demanda contra la Administración Federal de Ingresos Públicos (AFIP) exigiendo la devolución de los montos que pagó en concepto de impuesto a las ganancias en el período en que fue presidente del Tribunal de Cuentas.

El ex funcionario hizo la presentación invocando el principio de intangibilidad de las remuneraciones de los magistrados establecido en la Constitución. Significa que la compensación que perciben los jueces no podrá ser disminuida mientras permanezcan en sus funciones para garantizar la independencia del Poder Judicial y evitar que los otros poderes puedan afectar esa garantía.

Según pudo saber Página Judicial, Smaldone presentó la demanda por su propio derecho el 6 de octubre pasado ante el juez federal Leandro Ríos, quien admitió el planteo y el 17 de octubre le corrió vista a la AFIP para que conteste la petición.

El reclamo se fundamenta en lo previsto por la Constitución Provincial y la Ley Orgánica del Tribunal de Cuentas, que le conceden al presidente del organismo de control las mismas incompatibilidades y prerrogativas que tienen los magistrados.

La Carta Magna establece en su artículo 214 que “el Tribunal de Cuentas está compuesto por cinco miembros. Un Presidente con título de abogado y dos vocales con título de contador público (…) Todos ellos podrán ser removidos por el Jurado de Enjuiciamiento como los señores jueces y fiscales y tendrán sus mismas incompatibilidades y prerrogativas. En cuanto a sus remuneraciones se equipararán a la de los jueces y fiscales de las cámaras de apelaciones”. A su vez, el artículo 9 de la Ley Orgánica del Tribunal de Cuentas les concede al presidente y a los vocales “las mismas prerrogativas que tienen los vocales de las salas de apelaciones del Superior Tribunal”.

Smaldone pretende equiparar su condición de juez administrativo con la que tienen los jueces de los tribunales, y si el salario de los magistrados está regido por el principio de intangibilidad, entonces tampoco el suyo debería tener deducciones.

Smaldone fue presidente del Tribunal de Cuentas entre el 12 de mayo de 2014 y 10 de junio de 2016. Su postulación había sido objetada judicialmente porque se hizo sin concurso, como manda la Constitución Provincial, y su renuncia sobrevino ante la inminencia de un fallo del Superior Tribunal de Justicia (STJ) que decretaría la inconstitucionalidad del nombramiento.

Lo que llama la atención es que la demanda contra la AFIP se presenta quince meses después de haber dejado el cargo. O tal vez no tanto.