A la sedición la vimos en directo

ACUARTELAMIENTO

A la sedición la vimos en directo

La anulación de la sentencia que condenó a policías por las tensas jornadas de diciembre de 2013 debe ser uno de los hechos judiciales más trascedentes del año. Dos vocales son los firmantes de esa decisión. Los defensores de los agentes de la fuerza de seguridad entienden que no hubo delito y que todo fue un montaje del Poder Ejecutivo y de la Procuración. Un repaso de imágenes de aquellos acontecimientos despeja dudas. Lo que dijo el ahora gobernador. Videos.

paginajudicial.com

Federico Malvasio
De la Redacción de Página Judicial



El viernes, al promediar la media tarde, Página Judicial tuvo acceso a un fallo que anuló otro anterior que condenaba a un grupo de policías que en diciembre de 2013 se habían acuartelado en la comisaría departamental de Concordia por un reclamo salarial, produciendo un clima de tensión que se ramificó en saqueos y actos de violencia en la ciudad. Aquel hecho que tuvo en vilo a los entrerrianos se transmitió en vivo en los canales nacionales y se enmarcó en una serie de hechos similares en otras provincias.

“Hubo una actitud claramente sediciosa y muy organizada, porque en el mismo momento en que comienza el acuartelamiento, comienzan los saqueos en distintos lugares de la ciudad”, narró el 9 de diciembre Gustavo Bordet, entonces intendente de Concordia.

El jefe de la Policía Héctor Massuh quiso terminar de un plumazo con el acuartelamiento con el ingreso de un grupo militar especializado, pero no se llegó a ejecutar esa acción. Seguramente acordado con Adán Bahl, ministro de Gobierno y jefe político de la fuerza.

El gobierno provincial finalmente firmó un acuerdo con los policías sediciosos y, en el acta, se expresó el compromiso de no actuar penalmente. La jornada terminó con una foto nefasta que mostró a Sergio Urribarri, Bordet, el naciente referente del PRO Roberto Niez y los sediciosos sonriéndole a la cámara. La imagen que difundió el Poder Ejecutivo fue, básicamente, una falta de respeto.

urribarri_policias_sediciosos.jpg

Pasado unos días y consagrada la normalidad, el jefe de Gabinete, Jorge Capitanich, solicitó con buen criterio a los mandatarios provinciales que avancen con las causas penales. Allí se inició el proceso penal que el viernes pasado fue anulado por los votos de los vocales concordienses del Superior Tribunal de Justicia (STJ) Omar Daniel Carubia y Miguel Ángel Giorgio, quienes cuestionaron la apelación del Ministerio Público Fiscal. Claudia Mizawak se abstuvo pero dejó su opinión sobre el caso. (Ver fallo completo en Adjuntos)

El Tribunal de Juicios y Apelaciones de Concordia; integrado por Jorge Barbagelata, Silvina Gallo y Darío Perroud; les había aplicado penas de entre 3 y 4 años de prisión a 17 policías, al hallarlos culpables del delito de sedición agravada (por la función pública que desempeñaban). Tras la apelación de los abogados defensores Rubén Pagliotto y Guillermo Mulet, la Cámara de Casación Penal también los condenó por ser coautores de los delitos de sedición agravada y privación ilegítima de la libertad en concurso ideal. Lo firmaron Marcela Davite, Hugo Perotti y Alejandro Grippo.

La defensa, que solicitó la absolución en las etapas anteriores, entiende que se montó un show en torno a aquellas jornadas, que no hubo concesiones viciadas por parte del Poder Ejecutivo y que el entonces gobernador no fue coaccionado a firmar el acta acuerdo por los salarios. El procurador general Jorge García es receptor también de esas críticas por los defensores, con quienes mantiene un enfrentamiento de años. Los argumentos de la Sala Penal y de Asuntos Constitucionales que anuló la sentencia de Casación se basó en cuestiones formales. No obstante, la existencia de coerción y amenazas en la negociación entre los policías y el entonces mandatario será analizado por el nuevo tribunal que se conformará. Lo que no se puede negar es que el delito de sedición existió y es grave. Las pruebas (imágenes) están. Negarlo dejaría un antecedente negativo a la institucionalidad.

Los policías condenados son Carlos Daniel Zaragoza, Manuel Leando Coutinho, José María Biderbos, José Orlando Troncoso, Ricardo Hernán Paredes, Juan Pedro Lacuadra, Luis Alberto Paredes, Diego Federico Differding, Luis Alberto Gómez, Andrés Maximiliano Paredes, Alfredo Horacio Imaz, Hugo Fabricio Troncoso, Daniel Eduardo Chávez, Carlos Alcides Rosas, Luis Jesús Carlino, Romeo Fabián Valdés y Juan Manuel Rosas.