Renunció Guillermo Smaldone

SORPRESA

Renunció Guillermo Smaldone

El presidente del Tribunal de Cuentas presentó su renuncia “para facilitar el debate legislativo que permita absoluto consenso en la reglamentación de un órgano de contralor”, según dijo a través de un comunicado que difundió el gobierno. El funcionario había sido designado sin concurso por el ex gobernador Sergio Urribarri, quien hace unos días presentó un polémico proyecto para ratificarlo en el cargo.

De la Redacción de Página Judicial


“Decidí dar un paso al costado para facilitar un debate legislativo que permita absoluto consenso en la reglamentación de un órgano de contralor tan importante para el Gobierno de la provincia”, dijo Guillermo Smaldone tras presentarle un escrito con su renuncia al gobernador Gustavo Bordet.

La sorpresiva decisión del funcionario puede leerse en clave política como una derrota para el ex gobernador Sergio Urribarri, que lo había promovido para ese cargo desde el Ministerio de Trabajo en 2014, y que hace unos días presentó un proyecto de ley para reglamentar el Tribunal de Cuentas de la provincia, pero que pretendía, al mismo tiempo, confirmar la designación de Smaldone, que es también amigo personal del ministro Mauro Urribarri.

El ahora renunciado funcionario había llegado al cargo sin atravesar un concurso, como prevé la Constitución Provincial reformada en 2008. Esa circunstancia motivó una acción de inconstitucionalidad impulsada por el ex senador Juan Carlos Arralde (UCR). Sin embargo, el Superior Tribunal de Justicia (STJ) todavía no se ha expedido y ahora el caso deviene abstracto.

En su escueta carta al gobernador, Smaldone señala que “es imprescindible llenar un vacío legislativo que ordene y faculte al Poder Ejecutivo a poner en pleno funcionamiento el Tribunal de Cuentas, y considero que la reglamentación debe ser sancionada en el marco del mayor de los acuerdos”.

“Hay dos proyectos presentados hoy en la Cámara Baja y opiniones encontradas respecto de mi ratificación en este cargo. Lo he meditado mucho y consideré que lo más saludable para allanar caminos y articular posturas a favor de la seriedad y transparencia en el funcionamiento del Tribunal de Cuentas era renunciar a este cargo allanando los caminos que sean necesarios”, concluyó el saliente funcionario en su breve misiva.

El proyecto de Urribarri –que también lleva la firma del presidente del bloque oficialista, Juan José Bahillo– se presentó como una intención tardía para “satisfacer la demanda de legisladores de la oposición y el oficialismo, al reglamentar el principal órgano de control externo de la administración pública entrerriana, y ofrecer a la sociedad una propuesta superadora de la actual, en lo que hace al fortalecimiento del Tribunal de Cuentas como órgano controlador del Estado; respetando los lineamientos trazados por los constituyentes de 2008”. Entre otros puntos, plantea también la incorporación de la minoría y la creación del Jurado de Concurso para la elección del presidente y los vocales del organismo de control. La oposición tambien había presentado un proyecto en el mismo sentido, salvo por el punto que plantea la ratificación de Smaldone en el cargo.

Smaldone, por su parte, se mantuvo siempre ajeno a la polémica y nunca habló públicamente del tema. Hasta ahora que, desgastado, decidió renunciar.