Los fiscales auxiliares y la candidata que no fue ni es

JUSTICIA Y POLÍTICA

Los fiscales auxiliares y la candidata que no fue ni es

Por estas horas senadores preparan la audiencia en la que se interrogará a la fiscal Molina, acusada de lamentables actos de discriminación, incluso impugnados por el propio Inadi. La otra pata de la cuestión está relacionada a un planteo que hizo una abogada pretendiendo declarar inconstitucional la ley del Ministerio Público Fiscal. Una discusión que debió darse en otros tiempos y que traída en estos tiempos, ratifica las internas en el Poder Judicial. Una apostilla de la peticionante.

Federico Malvasio
De la Redacción de Página Judicial



La noticia de la jornada de este jueves era la audiencia en el Senado de Eugenia Ester Molina, candidata a titularizar su fiscalía auxiliar de Federal. La doctora, se sabe, incurrió en un escandaloso hecho de discriminación cuando en su perfil de Facebook se refirió a la “gran diferencia entre lo que es una persona de color y un negro de mierda”, entre otras de sus repudiables y vulgares reflexiones. Ahora está bajo tratamiento psiquiátrico y adelantó que no se presentará. (Ver aparte)

Mientras esa audiencia se preparaba en la Comisión de Asuntos Constitucionales y Acuerdo en la Cámara baja, ingresaba en el Superior Tribunal de Justicia (STJ) un planteo de inconstitucionalidad que impugna 15 pliegos para cubrir cargos de fiscales auxiliares en diferentes jurisdicciones y, como suele ocurrir en estos planteos, la petición solicita que el Senado se abstenga de dar tratamiento a las propuestas de designación (en rigor es prestar acuerdo) hasta que se defina la cuestión de fondo. La demanda según informó el sitio Análisis Digital - tiene a Delfina Valeria Geist como actora. Se trata de una joven letrada de Federación, quien eligió al dirigente radical, Juan Carlos Arralde, para ir a la Justicia.

El planteo ataca el artículo 50 de la Ley 10.407 reglamentaria del Ministerio Público que autoriza al procurador general, Jorge Amílcar García, a realizar concursos internos y cerrados entre funcionarios judiciales para nombrar los fiscales auxiliares, una figura que aparece en el nuevo sistema acusatorio.

Las fiscalías auxiliares son cargos que se incorporaron hace muy poco al Consejo de la Magistratura. Fue uno de los errores de la Convención Constituyente no haber previsto la implementación del nuevo Código Procesal Penal que se llevaría adelante al año siguiente (2009) de la reforma constitucional. Lo cierto es que desde la Procuración General se decidió, a modo de enmienda, hacer concursos internos de tal manera que el secretario de juzgado se convirtiera en fiscal auxiliar. Fueron evaluados de la siguiente manera: camaristas de Paraná tomaron examen a los candidatos de la costa del Uruguay y viceversa. Luego la nueva figura se incorporó a la ley del Consejo de la Magistratura. A partir del año que viene se empezarán a concursar en el organismo pertinente.

La petición firmada por Arralde exceptúa del previo paso por el Consejo de la Magistratura a quienes eran secretarios titulares de juzgados que se convirtieron en fiscales auxiliares. Para el peticionante y su representada, no obstante, el tema violenta con claridad la Constitución Provincial. “El precedente que puede crear esta situación es de una gravedad institucional pocas veces vista porque se pretende que una ley del Ministerio Público que es de jerarquía inferior se imponga nada menos que a las disposiciones de la Constitución de Entre Ríos, que es la norma primaria y fundante de todo el ordenamiento jurídico provincial”, escribió el radical.

¿Qué sucede con Geist, entonces? La abogada está interesada en concursar alguna fiscalía auxiliar. Es atendible. Pero mucho más atendible hubiera sido si el planteo se hacía cuando se puso en marcha el nuevo sistema acusatorio, que la lleva ocho años, y se concursaron esos cargos. Arralde, un hombre del derecho y a quien se le debe la salida de Guillermo Smaldone del Tribunal de Cuentas precisamente por una planteo de inconstitucionalidad, tendrá que hacer un mea culpa. Fue convencional.

La implementación del nuevo sistema acusatorio tuvo una importante cobertura en los medios de comunicación. Fue presentado oficialmente. Quizás era el momento para corregir o plantear alguna duda. La puesta en marcha del sistema fue por partes: primero se hizo en la costa del Uruguay y luego se avanzó con la del Paraná. Es verdad que no todos los fiscales auxiliares han tenido concurso. Por ejemplo Gonzálo Badano, a cargo de las causas de corrupción más importantes que tramitan en Paraná. Esas investigaciones la estaba llevando adelante el fiscal titular Santiago Brugo.

Los acuerdos senatoriales de los fiscales auxiliares fue una ocurrencia del vocal Emilio Castrillón con el argumento de darle una mayor institucionalidad a la cuestión. Pero sería inocente no enmarcar estas maniobras en las internas que se viven en los tribunales.

Fuentes del STJ y en el Senado, no obstante, aseguraron a Página Judicial que este jueves - seguramente- se llevarán adelante las audiencias.

Post data. Geist fue concejal en su ciudad por el justicialismo. Crónicas del 2014 dan cuenta de algunos episodios poco felices de la interesada en una fiscalía auxiliar. Pareciera tener un carácter fuerte, ya que en un encontronazo con sus pares de bloque terminó arrebatando un celular de su par e interviniendo la Justicia.