Las causas más importantes para Allende no avanzan

JUSTICIA Y POLÍTICA

Las causas más importantes para Allende no avanzan

Mientras se adelantó cuáles es la pena que se le pedirá al diputado por una causa en la que se le imputan amenazas en un hecho que sucedió apenas hace dos meses, los expedientes en los que se investigan delitos de corrupción y que fueron abiertos hace años duermen la siesta eterna. El dinamismo impulsado desde el Ministerio Público Fiscal no estaría llegando a todos los casos. Las idas y vueltas de la Justicia y el legislador.

Federico Malvasio
De la Redacción de Página Judicial



José Ángel Allende pareciera ser un hombre afortunado. No le llegó la impronta que pretende dinamizar los procesos judiciales.

El diputado provincial por el PJ y mandamás de UPCN tiene tres causas: una por amenazas a un periodista; otra por supuesto desvío de fondos desde la Cámara de Diputados a una entidad a cargo de su esposa; y una tercera por enriquecimiento ilícito.

La primera de ellas es reciente y ha avanzado. Esa prontitud se la puede endilgar, en partes, al nuevo sistema acusatorio. Se inició el 31 de mayo y el 21 de junio los fiscales Álvaro Piérola y Patricia Yedro le tomaron declaración indagatoria al legislador y gremialista. Esta semana, la Fiscalía adelantó que pedirá una pena de 2 años y 6 meses de prisión condicional. La defensa no se opuso a la prueba ofrecida por el Ministerio Público Fiscal en la audiencia.

Las otras dos causas son anteriores. Bastante anteriores. La principal es la que se investiga el supuesto delito de enriquecimiento ilícito por disponer de un patrimonio millonario en propiedades, automóviles, embarcaciones, sociedades y cuentas en el exterior. Data del año 2014. A principio de este año se anunció un inminente juicio abreviado que consistía en que Allende se declare culpable, renuncie a su banca y devuelva bienes. Se cayó.

Mientras su abogado, Marcos Rodríguez Allende, vociferaba por aquellos calurosos días de febrero que el acuerdo era un hecho, en la Justicia salieron a decir que nunca existió. Todo quedó en una nebulosa.

Lo cierto es que en los últimos meses, es decir desde febrero a la fecha, no se movió un ápice ese expediente, según reconstruyó Página Judicial de fuentes judiciales. Se dirá desde el Ministerio Público Fiscal que se están analizando pericias para determinar el patrimonio. Respuesta habitual cuando las evidencias arrinconan.

A Allende también se lo está investigando por maniobras irregulares en las que, a través de la entrega de subsidios por unos 30.000 pesos mensuales durante más de un lustro, habría beneficiado a la Fundación Esperanza, entidad de la que el legislador y su mujer formaban parte. Se pidieron informes a la Agencia Tributaria de Entre Ríos (ATER), AFIP y Dirección de Personas Jurídicas. Esta pesquisa la inició la Procuración General en el año 2012. ¿No hubo respuesta en cinco años? La causa que lleva la fiscal Laura Cattáneo está muerta.

En una denuncia por amenazas, y con el nuevo sistema, es indiscutiblemente más rápido acreditar pruebas que una denuncia de enriquecimiento ilícito. Sucede que a Allende se le vienen revelando supuestos desaguisados hace más de una década.

Es un desafío tratar de interpretar lo que sucede en la Procuración General. Se avanzó en un año y medio novedosamente en causas que tiene como principal sospechado al saliente ex gobernador y actual presidente de la Cámara de Diputados y, pese a todo, se quitó del medio al fiscal a cargo Santiago Brugo por falta de dinamismo. Sin embargo, las causas más importantes de Allende (le imputan los mismos delitos que a Sergio Urribarri) no avanzan.

Habrá que entretenerse con lo que hay. Por lo menos hasta que se descifre lo que realmente sucede. Con Allende.