La kirchnerización de Goyeneche

JUSTICIA Y POLÍTICA

La kirchnerización de Goyeneche

La aparición de un documento que involucra a la fiscal anticorrupción y un contador que integra un buffet cayó como una bomba en la causa en la que se investiga un sistema por el cual se desviaron millones de pesos durante una década. ¿Se trabará el proceso de la causa de corrupción más escandalosa revelada por Página Judicial? Verdades y dichos sobre un cuadro de situación que tiene atenta a la comunidad judicial. El accionar de la prensa, ahora, puesta en dudas en los tribunales.

paginajudicial.com

Federico Malvasio
De la Redacción de Página Judicial



La audiencia de este viernes, convocada para abordar prisiones preventivas, fue la plataforma que utilizó Cecilia Goyeneche para responder las publicaciones que la involucran con un contador en una relación comercial. Se trata de un integrante de un estudio que está siendo investigado por participar de una asociación ilícita en la causa de los contratos truchos. Se estima que se desviaron, en el seno de la Legislatura, dos mil millones de pesos en 10 años. Es la causa más escandalosa de corrupción en Entre Ríos. Hilvana tres gestiones y atraviesa a todas las fuerzas.

La procuradora adjunta y fiscal anticorrupción denunció el accionar de “una organización criminal” contra el sistema judicial. No solo habló en defensa propia, sino que lo hizo por su jefe, Jorge Amilcar Luciano García, sobre quien pesa un pedido de juicio político. Mientras tramita la causa de corrupción más importante, la cabeza del Ministerio Público Fiscal está bajo la lupa de la sospecha.

Están los hechos y los relatos. Los segundos terminan siendo más importantes que los primeros. Es lo que se llama posverdad. Operan en la esfera pública. Los primeros son los que construyen una verdad para condenar o absolver y no siempre están al alcance del gran público. Ahí mella la prensa.

Se publicó que Goyeneche tiene un fideicomiso con el contador Pedro Opromolla, que forma parte del estudio “Asesoría Integral” que fue allanado el 3 de octubre en el marco de la causa. La fiscal dijo que no tiene ninguna relación comercial. ¿Estamos ante otro contrato trucho? Las sospechas se aclararían de un plumazo si se constata la existencia o no de ese documento que probaría una relación comercial. Esto sería lo más saludable para la investigación del caso más importante que se está llevando adelante en Entre Ríos en materia de corrupción.

Justicia y política

Goyeneche, inducida por las circunstancias, se subió al ring y politizó el caso. O, mejor dicho, politizó el Poder Judicial. El viernes, cuando hizo una defensa firme del Poder Judicial, apuntó directamente contra una “organización criminal”, a la que también tildó de “mafiosa” con capacidad para “mantener el encubrimiento de sus integrantes y que se materializa en la obstaculización de la investigación”. De un lado y del otro de la Plaza Mansilla se estaría desatando, entonces, una guerra campal. Todo por la publicación de un fideicomiso.

Hasta acá la causa revelada por Página Judicial era la acumulación de crónicas sobre una investigación sin vicios ni sospechas. La documentación, producto de allanamientos, desbarató un sistema perverso por el que aparentemente se desviaron millones a través de la colaboración de personas humildes.

Pero la aparición de este fideicomiso es lo que amenaza con detener la reconstrucción del escandaloso rompecabezas de la corrupción. ¿Son los abogados defensores quienes empañaron el proceso o la propia Goyeneche al no apartarse de la causa el 3 de octubre pasado cuando se allanó el estudio Opromolla? ¿Qué otro intento de interrupción de la investigación hubo antes de la aparición de esta supuesta relación comercial? Ninguna que se recuerde. Es urgente que se conozca la verdad.

La procuradora adjunta acusó a abogados defensores de plantar falsedades en la prensa.

Goyeneche construyó un relato con todos los elementos que parecían ser propiedad exclusiva del kirchnerismo. Se ha escuchado hasta aquí a funcionarios judiciales decir que los abogados defensores, en casos de corrupción, apelan siempre a la persecución judicial y a embarrar la cancha ante la falta de pruebas. ¿No es eso lo que le está pasando a Goyeneche?

La “organización criminal” también la integrarían periodistas, según dijo.

Los periodistas se hacen de información de las más diversas fuentes. ¿Cuándo se publica información, como puede ser un contrato o una licitación entre un funcionario y un pariente, de dónde sale? ¿No son los integrantes del Poder Judicial fuentes de información? ¿No son funcionarios de algunos de los otros dos poderes fuentes de información? ¿No son organismos públicos fuentes de información? ¿No son estudios contables o jurídicos fuentes de información? Está en el periodista publicar o no, maximizar o minimizar tal o cual información.

El kirchnerismo hizo de la justicia y la prensa un frente cuyo objetivo es cargarse a la dirigencia política. Goyeneche ve, ahora, a la política y a la prensa ir en contra del sistema judicial. La procuradora no es kirchnerista. Quizás sea todo lo contrario. Pero algo se es.