Escandalosa estafa tiene como imputado al Escribano Mayor

FRAUDE

Escandalosa estafa tiene como imputado al Escribano Mayor

Francisco Gastaldi es sindicado como el arquitecto de un fideicomiso fraudulento que tuvo como objetivo desheredar a una hija no reconocida por un hacendado de Gualeguay. El funcionario provincial colocó a su hijo en el dominio fiduciario. Intentó hacer cremar el cuerpo del potentado para obstaculizar cualquier reclamo filiatorio.

paginajudicial.com

Federico Malvasio
De la Redacción de Página Judicial



Es la firma de la provincia de Entre Ríos. Su cargo es de carrera. Se trata del Escribano Mayor de Gobierno, Francisco Gastaldi.

El funcionario provincial está imputado en una escandalosa estafa que lo tiene como el arquitecto de un fraude que avanza –como puede- en la Justicia. Se lo ha llamado a indagatoria, pero no concurrió a los tribunales.

La historia comenzó en Gualeguay cuando María Andrea Martínez se presentó en el domicilio de Héctor Alfredo Ascar para revelarle que era su hija, pero éste eligió descreer.

María es fruto de una relación entre Ascar y Teresa Graciela Martínez, quien lo conoció hace ya muchos años cuando vivía en el campo lindero.

La relación afectiva duró alrededor de dos años, hasta que la madre le informó su embarazo, a lo cual Ascar reaccionó muy mal, exigiéndole que no dijera que él era el padre. No había contraído matrimonio, ni tenían otros hijos.

Vaciamiento

El 7 de marzo de 2007 María promovió una demanda de filiación contra Ascar (Expediente Nº 4235) que tramitó en el Juzgado Civil y Comercial Nº 1 de la ciudad de Gualeguay. En la misma presentación – a la que accedió Página Judicial - realizó un reclamo patrimonial de $300.000 en concepto de daños y perjuicios. Tres meses más tarde, Ascar se presentó en el juicio y realizó una serie de planteos procesales relativos a la falta de pago de tasa de justicia por el reclamo económico. En rigor, el único objetivo era paralizar el juicio -lo que finalmente logró-, y de tal modo conseguir el tiempo suficiente para vaciar su patrimonio.

El hacendado no quería dejar nada a su heredera forzosa y, el 1º de noviembre de ese mismo año, celebró un contrato de fideicomiso para constituir “San Maron Fideicomiso Productivo” y pasar todos sus bienes a esa entidad. La idea de crear un dominio fiduciario por el plazo de 30 años surgió de la creatividad de Gastaldi.

Se lo puso a nombre de la concubina de Ascar, Rosa Argentina Ahibe, de Francisco Gregorio Gastaldi, hijo del funcionario; y de Jorge Mario Rodríguez. Gastaldi padre suele poner a los hijos en los lugares donde no puede estar él. En la Convención de 2008 iba a integrar la lista de constituyentes, pero la ley de cupo exigía una mujer en ese lugar: dejó a su hija, Laura Inés Gastaldi.

El fideicomiso que se hizo incorporaba 37 inmuebles, en su gran mayoría rurales con excepción de tres inmuebles urbanos, todo lo cual surge claramente del detalle del “Contrato de Fideicomiso Productivo Sujeto a Plazo”, pasado por ante escritura pública otorgada por la escribana Silvina Lacorazza. Esa escritura se hizo en el estudio de Gastaldi, según contó la propia escribana.

Un detalle: en la escritura del fideicomiso, en la última hoja, figura que el protocolo corresponde al registro número11, pero es salvado y se le pone arriba el N° 16. El titular del registro numero 11 es de Francisco Gregorio Gastaldi. “No hay dudas que fue este quien hizo el contrato de fideicomiso fraudulento”, afirmó a Página Judicial el abogado defensor, Leopoldo Lambruschini, quien junto a Mariano Churruarin patrocinan a la joven no reconocida por su padre.

Otro indicio inequívoco que el fideicomiso era fraudulento es la extensión de dos poderes generales de la administración del mismo a Ascar y a Ahibe para que lo sigan administrando.

Muerte, traición y cremación

El 31 de enero de 2011 falleció Ascar y se abrió el juicio sucesorio por quien fuera su concubina y heredera testamentaria. Es decir Ahibe.

Fallecido el dueño de los bienes, Gastaldi decidió correr a la pareja del hacendado y quedarse con todos los bienes, pero seguía teniendo un obstáculo: la hija no reconocida de Ascar.

Cuando Ascar estaba enfermo y para obstaculizar cualquier reclamo filiatorio, el funcionario de carrera y ex intendente le pidió a Ahibe que creme el cuerpo del hacendado. Esto lo cuenta en una nota periodística del 26 de octubre de 2013.

El fraude avanza lentamente en el juzgado de Sebastián Eleal. El Escribano Mayor de Gobierno no se ha presentado en los tribunales pese al requerimiento en varias oportunidades. Aduce problemas de salud.

Los delitos que se le imputan son el de estafa y falsificación de un instrumento público.