En la Justicia Federal se está escribiendo el ocaso de la política

NARCOTRÁFICO EN PARANÁ

En la Justicia Federal se está escribiendo el ocaso de la política

Una generación de dirigentes, que condujeron los destinos de la ciudad, quedó plasmada en un expediente que será seguramente la historia más oscura en épocas de democracia. El narcotráfico es, aparentemente, patrimonio de todos los partidos políticos que ocupan lugares en espacios institucionales. La hipocresía de haber callado durante un tiempo. Audios y fotos que espantan.

Federico Malvasio
De la Redacción de Página Judicial



Da la sensación de no querer enterarse de nada más. Que es suficiente. Que no da para más. Que debe haber un poco de ficción. Sin embargo, todas las semanas aparecen audios y fotografías que degradan la ciencia por la cual se gobierna: la política. ¿Si no es la política, a través de los partidos y las organizaciones sociales y sindicales, quién gobierna en democracia? ¿El sector empresarial, el narcotráfico? ¿Quién?

El caso de Sergio Varisco es de una gravedad inusitada. Peor aún, esa gravedad, no socavó a un intendente, ni a una fuerza política, sino que atravesó a la dirigencia de Paraná de lado a lado.

Las imágenes que circulan de dirigentes de cualquier partido con Daniel “Tavi” Celis es apenas un elemento ínfimo de la contaminación que se llevó puesta a la dirigencia de Paraná. A una generación. El líder de la banda narcocriminal tiene una foto con todos los referentes de esta ciudad. Radicales y peronistas. Diputados y ex diputados. Incluso con tres intendentes: Varisco, Blanca Osuna y Julio Solanas.

En el auto de procesamiento al actual intendente, el juez Leandro Ríos transcribió una conversación de diciembre pasado entre Celis y el empleado municipal Alan Nicolás Viola, procesado en la causa:

-Celis: Vos sabes que necesito ubicarlo al turco Halle.
-Alan: Aha.
-Celis: Aha vos no tenés forma, podes averiguar cómo lo, como eh, hablar con él.
-Alan: El celu de él querés vos?
-Celis: No el celu no, porque no…a mí no me conviene hablar por teléfono, yo necesitaría que vos te vayas a hablar con él porque él es el marido de la ministra justicia ¿viste? ¿Viste?...entonces para ver la posibilidad de de de que se yo haber…como queden solucionarme el tema a mí y yo me pongo a disposición de él ¿me entendés?
-Alan: Para traerte para acá­
-Celis: Aha.
-­Alan: Listo.

Más adelante confiesa Celis una relación con Halle: “Yo he tenido mucha….muchas conversaciones con él ¿viste? mano a mano, incluso cuando…cuando él quería que yo trabajara para él yo le había pedido el puesto del Pacha en ese momento y no me lo quiso dar y yo agarré y me fui ¿viste?”

Juan Carlos Esparza y Mario Moine serían, entonces, los intendentes de la democracia moderna enrolados en el justicialismo que no estuvieron en el radar de un narco. Por la UCR, Humberto Varisco.

Quienes aparecen en una foto con el narcotraficante o mencionados en una conversación no forman parte de una banda o deben ser sospechosos de un delito. Halle y la ministra de Gobierno Rosario Romero no tienen nada que ver con la causa, supo Página Judicial. ¿Para qué entonces transcribió Ríos esa conversación en el auto de procesamiento? El juez federal lo que está haciendo es describir en un expediente el temerario túnel en el que ingresó la política. La forma de hacer política.

Hace una semana se contó en este sitio que un grupo de senadores, fiscales provinciales, fueron advertidos hace dos años sobre el avance del narcotráfico en la política. Los presentes tuvieron la posibilidad de escuchar audios de dealers que trabajaron para Osuna y luego para Varisco a las órdenes de Celis.

El PRO, una fuerza que llegó a la política con la etiqueta “de lo nuevo”, no escapa al escándalo. Es parte del mismo.

El concejal macrista Emanuel Gainza apareció en un papel, el mismo en el que está Varisco, y por lo tanto fue llamado a declarar en carácter de testigo. Josefina Etienot, la viceintendenta que se avergüenza públicamente de su compañero de fórmula, fue candidata a diputada nacional en las elecciones legislativas de 2013. La doctora no es una novata en estas lides. ¿La banda de Celis financió sólo a Varisco o a Cambiemos? El caso de la avioneta, hace dos años, fue propicio para hacerse esa pregunta. No se la hizo nadie.

La dirigencia política de Paraná, una generación de dirigentes, ha sido plasmada en el peor de los papeles. El de los expedientes. Lo nuevo va por el mismo camino. Es grave.