El juez Rossi fue absuelto por el Jurado de Enjuiciamiento

JUSTICIA Y POLÍTICA

El juez Rossi fue absuelto por el Jurado de Enjuiciamiento

El juez Carlos Alfredo Rossi fue absuelto y volverá a ocupar su cargo al frente del Juzgado de Ejecución de Penas y Medidas de Seguridad de Gualeguaychú a partir de este martes. El tribunal resolvió por mayoría luego de que el procurador Jorge García alegara que el magistrado cuestionado no había incurrido en causales del mal desempeño cuando le otorgó la libertad condicional al femicida de Micaela García. Cómo fue la votación.

Juan Cruz Varela
De la Redacción de Página Judicial



El Jurado de Enjuiciamiento absolvió al juez Carlos Alfredo Rossi y resolvió que a partir de este martes sea reincorporado a su cargo en el Juzgado de Ejecución de Penas y Medidas de Seguridad de Gualeguaychú.

La decisión fue por mayoría: según pudo saber Página Judicial, Germán Carlomagno, Miguel Giorgio y Daniel Carubia, en representación del Superior Tribunal de Justicia (STJ); y Roberto Beheran, por el Colegio de Abogados, votaron para mantener a Rossi en su cargo. En tanto, el abogado Jorge Campos, la diputada Ester González y el senador Daniel Olano impulsaban la destitución del magistrado.

Rossi estaba acusado por mal desempeño en el ejercicio de sus funciones, al disponer la libertad condicional de quien secuestró y asesinó a Micaela García, y había sido suspendido en su cargo a partir del 11 de diciembre, cuando el tribunal determinó que debía abrirse un proceso en su contra.

El tribunal dispuso la absolución del magistrado luego de que el procurador Jorge Amílcar Luciano García decidiera no formular una acusación en su contra por considerar que el fallo estaba “dentro del ámbito de lo discutible” pero que no constituía una causal de mal desempeño. En tanto, el defensor Miguel Ángel Cullen había advertido que si el tribunal disponía la destitución de Rossi, luego de que el fiscal no lo acusara, podría incurrir en la violación de principios constitucionales y normas internacionales.

Tras escuchar a las partes, el Jurado de Enjuiciamiento decretó la absolución del magistrado, su restitución en el cargo y la devolución de la porción de salario que le había sido retenido desde su suspensión.

Los fundamentos del fallo se conocerán el 29 de agosto.

No alcanza para la destitución

El juez Carlos Alfredo Rossi estaba acusado por mal desempeño en el ejercicio de sus funciones por haber dispuesto la libertad condicional del feticida de Micaela García y falta de idoneidad para ocupar el cargo. El magistrado resolvió desoyendo los informes de los equipos técnicos que desaconsejaban conceder la libertad condicional a Sebastián Wagner, quien nueve meses después secuestró y asesinó a la joven estudiante.

El procurador García admitió que no comparte el fallo, al que calificó como “desacertado”, pero consideró que “está dentro del ámbito de lo discutible, dentro del ámbito de las contingencias del derecho” y, por lo tanto, “no es suficiente para constituir una causal de mal desempeño”.

García ya había dado señales de que no acusaría a Rossi.

Esta vez fue claro: “Un fallo firme no puede ser causal de mal desempeño”, aseguró el procurador en su alegato ante el Jurado de Enjuiciamiento.

Además sostuvo que “los jueces no pueden ser enjuiciados por la doctrina que sustentan en sus fallos ni se los puede destituir por los errores que pudieran haber cometido en un fallo” y explicó que “el mal desempeño, cuando no se trata de la comisión de un delito, tiene que ver con la ignorancia absoluta del derecho o el desvío de poder”. A su criterio, nada de esto hizo Rossi.

También planteó que “el Poder Judicial, en la provincia, ha intentado abordar el problema de la violencia de género aggiornando sus leyes para que no estén acordes a un modelo patriarcal que no se sostiene” y resaltó: “En Entre Ríos, los casos de violencia de género, de violencia sexual, no son considerados como crímenes menores”.

No hay condena sin acusación

A su turno, Miguel Ángel Cullen, defensor de Rossi, advirtió que “la falta de acusación inhabilitaría al tribunal a dictar un fallo condenatorio” y sugirió que si el magistrado hubiese sido destituido se habrían violado garantías constitucionales y tratados internacionales. En ese sentido, aseguró que “no está en juego la cabeza de Rossi, sino el sistema republicano de gobierno”.

El letrado explicó que “a raíz de la falta de acusación, la defensa se ha quedado sin saber de qué tiene que defenderse” y se preguntó: “¿Cómo hace Rossi para defenderse algo que no existe sino en el mundo interior de cada uno de los jurados? ¿Cuál es el hecho concreto que configuraría la causal de mal desempeño cuando el Ministerio Público Fiscal no le dice de qué debe defenderse?”.

No obstante, aseguró que “si algo ha hecho Rossi es aplicar la ley, una ley que le ha sido impuesta por la Legislatura, e incluso lo ha hecho de acuerdo a la interpretación del Superior Tribunal de Justicia y de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos”.

Ante ese cuadro de situación, Cullen fue concluyente: “El proceso ha fenecido”.