El Escribano Mayor de Gobierno fue condenado e irá a juicio en otra causa

ESTAFAS

El Escribano Mayor de Gobierno fue condenado e irá a juicio en otra causa

El hombre que certifica los actos del Gobierno de Entre Ríos fue condenado por haber hecho una escritura de cesión de bienes a un hombre que se estaba muriendo. La Justicia determinó que esa persona no estaba en sus cabales para tomar tal decisión. Por otro lado, el funcionario sufrió un revés y deberá enfrentar un juicio en una escandalosa causa en la que está imputado, junto con su hijo, por participar de una estafa, también en una cesión de bienes.

Federico Malvasio
De la Redacción de Página Judicial



Malos momentos son los que vive el Escribano Mayor de Gobierno, Gregorio Francisco Gastaldi. Hace dos semanas el Superior Tribunal de Justicia (STJ) dejó firme una sentencia en la cual se anuló una escritura realizada por el hombre que certifica todos los actos del gobierno provincial.

Se trata de una causa que data del año 2000 en la que Florindo Cuevas, de la ciudad de Gualeguaychú, durante sus últimos días de vida tras el padecimiento de una enfermedad terminal, cedió sus bienes a un tal Alfredo Antonio Chamot. Esa cesión la hizo a través del escribano Gastaldi. Pero resulta que familiares de Cuevas vieron en ese acto indicios de una posible estafa y decidieron transitar la vía judicial para atacar esa cesión tipificada como posible delito de “uso de documento público falso en concurso con estafa procesal”.

La Justicia en todas las instancias les dio la razón a los familiares estafados por Chamot y el funcionario público, sin embargo ambos siguieron hasta las últimas consecuencias. El 6 de abril pasado, el STJ consideró “reprochable que los accionados hayan asumido una actitud defensiva apegada a argumentos formales, carentes de explicación lógica y razonable de por qué, una persona en su lecho de muerte y sometido a un tratamiento que solo buscaba sedarlo para evitar el dolor de un cáncer terminal, pudo decidir efectuar un acto de disposición a favor de una persona ajena a su círculo íntimo”. En ese marco, la Sala Civil y Comercial del alto cuerpo calificó de “falsedad ideológica” la Escritura Pública Nº 59 de fecha 26 de junio del 2000, según el fallo al que tuvo acceso Página Judicial. (Ver texto completo en Adjuntos) Chamot tendrá que devolver esos bienes e integrar el sucesorio del fallecido. En esta causa había también una acción penal que prescribió.

El fallo lo firmaron los vocales Leonor Pañeda y Juan Ramón Smaldone. En el caso de Emilio Castrillón, se abstuvo.

A juicio

Pero Gastaldi tiene otro inconveniente en la Justicia. El 14 de abril, el juez Sebastián Elal dispuso la remisión a juicio de una causa luego de rechazar los pedidos de sobreseimiento realizados por los defensores del Escribano Mayor de Gobierno y de su hijo Francisco, también notario.

La causa tramitó en Gualeguay y tiene sus inicios en 2007, cuando María Andrea Martínez se presentó en el domicilio de Héctor Alfredo Ascar para revelarle que era su hija, pero éste eligió descreer y la mujer terminó promoviendo una demanda de filiación.

El hombre, un hacendado con importantes propiedades, se propuso no dejar nada a su heredera forzosa. Esa iniciativa contó con el asesoramiento de Gastaldi, su amigo. Ambos celebraron un contrato de fideicomiso y terminaron pasando todos los bienes a “San Maron Fideicomiso Productivo”, entidad que tuvo al frente a Francisco Gastaldi hijo. El fideicomiso incorporaba 37 inmuebles, en su gran mayoría rurales, con excepción de tres inmuebles urbanos. La certificación la hizo la escribana Silvina Lacorazza en el estudio de Gastaldi, según contó la propia escribana.

La damnificada tiene la representación de los abogados paranaenses Leopoldo Lambruschini y Mariano Churruarín.

El juez –según supo Página Judicial– entendió que la calificación legal escogida de la recopilación de pruebas es la de “estafa genérica”, prevista en el artículo 172 del Código Penal, que prevé una pena de hasta seis años.

El escribano y su hijo enfrentarán al tribunal de juicio integrado por Darío Crespo, Roberto Cadenas y María Angélica Pivas.