El Consejo de la Magistratura pedirá que se habilite el nuevo tribunal oral

JUSTICIA FEDERAL

El Consejo de la Magistratura pedirá que se habilite el nuevo tribunal oral

En su reciente visita a Paraná, Miguel Piedecasas le confirmó a Página Judicial que en los próximos días solicitará la habilitación e inmediata puesta en funcionamiento del nuevo Tribunal Oral Federal de Concepción del Uruguay. La novedad se dio poco después de que los integrantes del tribunal de Paraná solicitaran la afectación de otra jueza para agilizar las causas.

Juan Cruz Varela
De la Redacción de Página Judicial



A nueve años desde la creación del Tribunal Oral en lo Criminal Federal de Concepción del Uruguay, el Consejo de la Magistratura solicitará en los próximos días la habilitación e inmediata puesta en funcionamiento.

La novedad fue confirmada a Página Judicial por el vicepresidente del Consejo de la Magistratura, Miguel Piedecasas, en ocasión de su visita a Paraná: “Se han terminado las pequeñas obras de adecuación del edificio para que se pueda habilitar el tribunal oral; así que en unos días vamos a hacer el pedido a la Corte Suprema”, dijo.

La creación del tribunal oral se aprobó el 26 de noviembre de 2008 por Ley Número 26.429, con el objetivo de aportar un cierto equilibrio en la administración de justicia entre ambas costas, ya que allí se tramitarán los juicios orales por causas instruidas en Islas, Gualeguaychú, Uruguay, Colón, San Salvador, Concordia, Federal, Federación, Feliciano y Villaguay.

En 2015 fueron designados los jueces Mariela Emilce Rojas, Jorge Sebastián Gallino y Juan Manuel Iglesias; y antes habían sido nombrados Estela Fabiana León como fiscal y Julieta Elizalde como defensora. Sin embargo, la habilitación se vio demorada por cuestiones de infraestructura.

Piedecasas confirmó que hace algunas semanas finalizó la obra de remodelación integral interior en el edificio de calle Galarza 614, para adecuarlo a las necesidades del tribunal oral. En principio, el consejero por el estamento de los abogados explicó que “se hizo una distribución de espacios para que el tribunal pueda funcionar, de manera que se pedirá la habilitación con una dotación básica y cuando se consiga un edificio más amplio se ampliará la dotación” y agregó: “Lo bueno es que el tribunal estará en funcionamiento”.

La habilitación de la nueva estructura judicial era un reclamo casi desesperado que venían realizando los integrantes del Tribunal Oral Federal de Paraná. El mes pasado, por ejemplo, firmaron la Acordada 08/17 solicitando a la Corte Suprema que “ordene emplazar en funciones, con las formalidades de ley, a la doctora Mariela Rojas (…) para que juzgue en forma unipersonal o integre el tribunal cuando uno de sus miembros se encuentre en otra jurisdicción”, dado que los jueces suelen intervenir en juicios en Chaco, Misiones, Rosario o Santa Fe. En la acordada se habla de una “situación caótica” por la falta de personal y el gran cúmulo de causas que debe resolver el tribunal y, en tono de reproche, se advierte que “ninguna de las presentaciones fue atendida ni obtuvo respuesta por parte de la Corte Suprema de Justicia de la Nación o por el Consejo de la Magistratura”.

Los números avalan las quejas: en 2015 el Tribunal Oral Federal de Paraná dictó 79 sentencias definitivas, de las cuales 22 fueron por juicios orales; y se hicieron 72 juicios por delitos de narcotráfico. Del total de sentencias, 36 se originaron en la jurisdicción del Juzgado Federal de Concepción del Uruguay, lo que hace un 45,5 por ciento. A esto hay que sumar otras resoluciones por probation, sobreseimientos, prescripciones, incompetencias y delitos en flagrancia.

La tendencia se mantiene en el tiempo: hasta el 8 de agosto, el tribunal tenía 860 expedientes en trámite; y sólo en lo que lleva transcurrido 2017 han ingresado más de doscientas nuevas causas, con una proyección de que se sumen otras cien antes de fin de año, “muchas de las cuales poseen personas detenidas y algunas se encuentran próximas a vencer el plazo de la prisión preventiva”.

El impacto que tendrá la nueva estructura es tal que el tribunal oral de Paraná tiene fijadas audiencias hasta el año 2021, de modo que cuando empiece a funcionar el tribunal de Concepción del Uruguay habría un efecto inmediato en cuanto a la merma en el número de juicios que llegarán en la capital provincial.