La denuncia al procurador García cae en un momento delicado para todos

JUSTICIA Y POLÍTICA

La denuncia al procurador García cae en un momento delicado para todos

Cuando se esperaba un pedido de jury para Cecilia Goyeneche,el martillo cayó sobre la cabeza de su alter ego. La hizo el mismo abogado que se cargó un vocal hace dos años. El procurador general cosechó enemigos en el Superior Tribunal de Justicia, a tal punto que algunas críticas esgrimidas por un integrante de ese cuerpo fueron utilizadas para la petición. La relación de fuerzas entre la Justicia y la dirigencia política.

Federico Malvasio
De la Redacción de Página Judicial



Carlos Guillermo Reggiardo se convirtió en una persona conocida en la comunidad judicial al presentar un pedido de juicio político contra el vocal Carlos Chiara Díaz. Cuando sucedió, nada hacía pensar que prosperara. Finalmente prosperó. El entonces integrante de la Sala Penal y de Asuntos Constitucionales del Superior Tribunal de Justicia (STJ) se jubiló antes que se consumara el proceso que lo iba a destituir.

Ahora una petición de las mismas características fue presentada en el Senado este miércoles. Tiene a Jorge García en la mira. Se trata del procurador general de la provincia. La denuncia la deberá resolver el jurado de enjuiciamiento, que tiene un perfil diferente que el instituto del juicio político.

En la petición que se divulgó entre varios periodistas, el abogado victoriense le adjudica al jefe de los fiscales una serie de hechos de mala praxis judicial, maniobras irregulares, falta de idoneidad por haber ingresado al Poder Judicial en 1979 y hasta operaciones de prensa, entre otras cosas. En todos los casos da nombres y apellidos.

Más allá de los hechos, muchos de ellos narrados durante años en Página Judicial cuando buena parte de la prensa era una especie de boletín oficial del Ministerio Público Fiscal, cuentan con condimentos inquietantes. El denunciante acude a declaraciones públicas del presidente del STJ, Emilio Castrillón, cuando cuestionó al procurador por no haber acusado en el jury al juez de Ejecución de Penas, Carlos Rossi, quien actuó en la caso de Micaela García. Allí Castrillón habla de incumplimiento de los deberes de funcionario público.

Más allá de los hechos, poco necesarios en este tipo de lides, la denuncia llega en un momento delicado institucionalmente. La Legislatura está bajo la lupa en una escandalosa causa de corrupción en donde las amenazas con pedidos de juicio político están en boca de los patrocinantes de legisladores que están en la mira. Sin embargo, a quienes todos mencionan es a Cecilia Goyeneche, su alter ego, puesta interinamente en la Fiscalía Anticorrupción por el propio García. Es, la doctora, quien conduce la investigación que inquieta a la dirigencia.

El procurador cosechó enemigos en la comunidad tribunalicia. Abogados penalistas lo han cuestionado públicamente, y con razón, por haber apañado a Sergio Urribarri durante sus dos mandatos. No le inició ninguna investigación ante hechos sospechosos que tomaban estado público. Hizo echar de un plumazo en la gestión anterior al secretario de Justicia, Rubén Virué, por haber incomodado a su pareja Marcela Badano en la entrevista durante un concurso en el Consejo de la Magistratura. Fue un verdadero escándalo.

Jorge Busti, que lo designó para la Procuración General un año antes que eligiera a Urribarri para la Gobernación, dijo en varias oportunidades que había sido un error. Se arrepintió de haberlo elegido para ese lugar y se lo escuchó despotricar con duras palabras. Incluso le adjudicó su designación a un capricho de José Carlos Halle, su entonces secretario de Justicia. Toda esta revelación fue en momentos de gobierno de Urribarri, claro. ¿Cómo estará la relación ahora entre Busti y García? Hay versiones deliciosas que se cuentan en peñas de letrados.

García supo tener un trato inteligente con sectores de la prensa que, incluso, fueron bien correspondidos. Para adentro, para los tribunales, ganó más enemigos que amigos. Está enfrentado con Castrillón y con Omar Carubia. Lo estaba con Chiara Díaz.

La denuncia se presenta apenas unos días después de que abogados vinculados a la causa de la Legislatura dejaran trascender un posible pedido de jury a Goyeneche.

La letra de la petición de este miércoles puede haber tenido varios letristas, sin desmerecer a Reggiardo, que ya se cargó un vocal.

García es el único en el Ministerio Público Fiscal que habla con la primera plana de Casa de Gobierno. Esta presentación, quizás, sea parte de negociaciones que se deberán abrir en el marco de la causa de los contratos. El escándalo salpica a los tres poderes. Todos han pedido un contrato a un conocido amigo. Se acerca el momento en que el verdadero poder invita a sus comensales a sentarse a una mesa. Y que todo sea más amable.