Canosa ya tiene quién lo juzgue

CORRUPCIÓN

Canosa ya tiene quién lo juzgue

El juez Alejandro Grippo fue designado para intervenir como tribunal unipersonal en el juicio que tendrá a Juan José Canosa, ex presidente de Sidecreer, como acusado por el delito de negociaciones incompatibles con la función pública. El juicio todavía no tiene fecha, pero los fiscales adelantaron que pedirán una condena de cinco años y medio de prisión.

De la Redacción de Página Judicial


Todavía no se ha fijado la fecha, pero sí quién será el juez en el caso que tiene a Juan José Canosa, ex presidente de Sidecreer, en el banquillo de los acusados por haber contratado a empresas que tienen como accionistas a familiares y amigos.

El juez Alejandro Grippo fue designado por sorteo para intervenir como tribunal unipersonal en el juicio contra el ex funcionario y actual asesor legislativo acusado por el delito de negociaciones incompatibles con la función pública.

Grippo integra el Tribunal de Juicio y Apelaciones de Paraná desde 2014 en forma interina, aunque el Senado tiene para su tratamiento el pliego con su designación definitiva. En este caso, actuará como tribunal unipersonal, como lo establece el Código Procesal Penal de Entre Ríos para aquellos casos en que el delito imputado prevea una pena que no supere los diez años de prisión.

Según la acusación que presentaron los fiscales Juan Francisco Malvasio y Santiago Brugo, mientras fue presidente de Sidecreer, entre 2007 y 2015, Canosa direccionó contrataciones a favor de empresas regenteadas por familiares, amigos y allegados y adelantaron que pedirán que sea condenado a cinco años y seis meses de prisión e inhabilitación absoluta y perpetua para el ejercicio de cargos públicos.

Excelcom SA es una empresa a la que Sidecreer le pagó 936.695 pesos y 716.059 dólares por la provisión de insumos informáticos. La firma que preside María José Cuestas –concuñada de Canosa– y que tiene a Diego Urba –amigo personal del ex funcionario– como director comercial fue beneficiada con 15 adjudicaciones entre 2009 y 2014.

A su vez, Carlos Alberto Canosa –hermano del ex presidente de Sidecreer– se dedica, entre otras actividades, a la confección de prendas de vestir desde el año 2005, y su suegra, Mirta Graciela Gueler, habría oficiado de intermediaria en la contratación con Sidecreer. En el período en que Juan José Canosa fue presidente de la tarjeta estatal, la empresa Texmer se vio beneficiada con siete adjudicaciones en forma directa, por 1.127.286 pesos para la confección y venta de uniformes para el personal de la empresa estatal, remeras, shorts de fútbol, cofias y delantales que eran donados a clubes e instituciones.

El tercer hecho que se le atribuye a Canosa es por la contratación directa de su tío, José Daniel Romero, responsable de la firma JDR Construcciones, que fue beneficiado en nueve oportunidades para realizar tareas de construcción, electricidad, pintura y carpintería para Sidecreer por 107.949 pesos.

Los familiares y allegados de Canosa, que también estaban acusados por negociaciones incompatibles con la función pública, recibieron la suspensión del juicio a prueba.

Como se dijo, el juicio contra el ex funcionario todavía no tiene fecha, pero está previsto que veinte personas comparezcan como testigos. Entre ellos se cuentan el fiscal de Estado, Julio Rodríguez Signes; el contador general de la provincia, Aurelio Miraglio; el senador Raymundo Kisser (Cambiemos); el presidente y la vicepresidenta de Sidecreer, Tomás Proske y Silvia Kupervaser, respectivamente; el titular del Tribunal de Cuentas, Federico Tomas; y el director de Ceremonial, Alberto Fernández, entre otros. También están citados gerentes, contadores y síndicos de la tarjeta estatal, peritos informáticos y “periodistas”.