“No formo parte de ninguna banda”, dijo Varisco tras declarar ante el juez

NARCOTRÁFICO

“No formo parte de ninguna banda”, dijo Varisco tras declarar ante el juez

El intendente de Paraná prestó declaración indagatoria en la causa donde se investiga su presunta vinculación con una organización dedicada a la venta de cocaína en distintos barrios de Paraná. El jefe comunal rechazó la imputación, admitió que conoce a Daniel Celis de las actividades políticas que realiza en distintos barrios, pero que nunca le compró ni le vendió nada. Dijo además que no conoce a Luciana Lemos. Mientras declaraba se produjo un nuevo allanamiento en la Municipalidad.

paginajudicial.com

Juan Cruz Varela
De la Redacción de Página Judicial



Una pregunta incomodó al intendente Sergio Varisco cuando salía de los tribunales federales, luego de declarar durante casi dos horas ante el juez federal Leandro Ríos. Un periodista le mencionó un informe publicado durante el fin de semana en el que se alude a su supuesta vinculación con la banda narcocriminal que encabezaba Daniel Andrés Celis. Varisco no esquivó la pregunta pero respondió lacónico:
–No formo parte de ninguna banda –dijo y se retiró.

El juez cree que entre septiembre de 2017 y mayo de 2018 Varisco financió actividades de narcotráfico, es decir, que aportaba dinero para que la organización liderada por Tavi Celis se aprovisionara de cocaína que luego vendía en distintos barrios de Paraná; y a su vez que recibía de estupefacientes para su comercialización. Eso dice la imputación.

Esas sospechas surgieron a partir de la interceptación de mensajes y escuchas telefónicas que permitieron establecer que la banda encabezada por Celis comercializaba cocaína en forma conjunta y organizada y en diversas cantidades.

El magistrado cree que Celis dirigía la organización desde su celda en la cárcel de Federal, donde estaba recluido, y que financiaba la actividad con fondos provenientes de un acuerdo celebrado con el intendente Varisco y también con fondos propios generados por la propia venta de cocaína en distintos barrios de Paraná. En la acusación también se hizo hincapié en que el concejal Hernández y la policía Bordeira secundaban ese acuerdo político habría surgido durante la campaña electoral de 2015 y se extendió en el tiempo.

Durante la investigación se pudo determinar que el proveedor de la droga que vendía Celis era Wilber Figueroa Lagos, un ciudadano de nacionalidad peruana que vivía en una villa de la Ciudad de Buenos Aires y la enviaba en colectivo a través de distintas mujeres o él mismo viajaba a la capital entrerriana para hacer las entregas.

Pero además, el juez cree que Varisco, Hernández y Bordeira adquirieron al menos seis ladrillos de cocaína entre el 20 de abril y el 2 de mayo de 2018 y que pagaron una suma de entre 150.000 y 165.000 pesos por cada uno, con la finalidad de distribuirlos en Paraná y Concordia para su comercialización.

Luego de escuchar la imputación, el intendente hizo una declaración y respondió las preguntas que le formuló el juez Leandro Ríos, como también sus defensores, Rubén Pagliotto y Miguel Ángel Cullen. Según pudo reconstruir Página Judicial, reconoció que conoce a Celis por haber compartido actos políticos, pero aseguró que nunca le compró ni le vendió nada; en cambio, dijo no conocer a Luciana Lemos, pareja de Celis, y también se despegó de las anotaciones halladas en la casa de la mujer, en el allanamiento en el que se secuestraron 3,493 kilos de cocaína, en las que aparece su nombre y también el del concejal Hernández y la funcionaria y suboficial de policía Griselda Bordeira.

En la puerta de los tribunales, luego de la indagatoria, el jefe comunal hizo una breve declaración a los medios: “Respondí todas las preguntas que se me hicieron; estoy a disposición de la justicia, por eso vine, respondí, como corresponde, y me retiro”, dijo.

Rubén Pagliotto, uno de los defensores de Varisco, explicó que el intendente “fue imputado por un concurso de hechos que pasan por el transporte y la comercialización de estupefacientes y él aparecería como financiador de los mismos”, aunque consideró que la imputación estaría vinculada con aportes que Celis pudo haber realizado durante la campaña electoral de 2015.

Por su parte, Miguel Ángel Cullen, el otro defensor de Varisco, resaltó que el intendente “acaba de prestar su indagatoria, que es un acto de defensa; recién conocimos la imputación y ahora comienza el trabajo de los abogados para demostrar que Varisco no tiene nada que ver con el hecho que se le imputa”.

Tras la indagatoria de los imputados, que continuará el martes y miércoles con los integrantes de la banda que encabezaba de Celis, el juez Ríos tendrá diez días hábiles para resolver la situación procesal de cada uno, es decir, si los procesa, los sobresee o les dicta la falta de mérito.

Allanamientos en la Municipalidad

Mientras el intendente llegaba a los tribunales, una comitiva de la Policía Federal ingresaba al edificio de la Municipalidad para realizar un allanamiento en la búsqueda de los registros de contrataciones realizadas por la gestión que encabeza Sergio Varisco.

Según pudo saber Página Judicial, se concretaron cuatro allanamientos simultáneos en las oficinas de la Presidencia Municipal, Contaduría General y la Dirección de Cómputos; como también la Tesorería Municipal, que funciona en la esquina de Andrés Pazos y Salta, a pocas cuadras del palacio municipal.

Los efectivos buscaban contratos de obra y contratos de locación de servicio suscritos por el municipio entre agosto de 2017 y mayo de 2018.

Consultado al respecto, el fiscal de Estado municipal, Francisco Avero, consideró que la medida era “exagerada” y “excesiva” porque “siempre que se ha solicitado documental a través de oficios, se ha puesto a disposición de la Justicia”.